Buscar

Cargando...

miércoles, 27 de abril de 2016

PASTEL DE ANGEL DE CHOCOLATE





Sin lugar a dudas este es mi BIZCOCHO favorito, no me canso de hacerlo blanco, bicolor, de café, con frutas, con coberturas ....cualquier excusa para cocinarlo una y mil veces, me encanta por su textura, sabor, poco calórico y confeccionarlo para mi es todo un espectáculo.


Y como no, me he encargado el molde de aluminio de la casa Nordic Ware, ya podéis imaginaros si antes era divertido ahora es lo mas, este molde es una pasada.


Son dos piezas desmontables que hace más fácil su desmoldaje.


Y además al tener las tres patitas no hace falta la botella para enfriarlo le damos la vuelta y 
enfría sobre sí mismo.


Eso si, es mas ancho y mas alto que los corrientes, entonces os paso las medidas para hacerlo si disponéis de este fantástico molde.


INGREDIENTES:

12 claras de huevo.
1 taza y 1/4 de taza de azúcar glas tamizado. (82 g).
Una pizca de sal.
Una cucharadita de cremor tártaro.
Una cucharadita de vainilla.
1 taza y 1/2 taza de azúcar en grano. (300 g).
1 taza y 1/2 taza de harina de fuerza. (195 g).
1/2 taza de cacao en polvo (55 g).


ELABORACIÓN Y COCCIÓN:

La confección es la misma que las antiguas recetas que tengo en el blog pero la repito para que no tengáis que buscarla.

Ponemos las 12 claras de huevo en la kenwood para subir las claras con una pizca de sal y el cremor tártaro, las subimos a punto de nieve y añadimos el azúcar glas tamizado.


También la vainilla y paramos la batidora.


Ahora tamizamos la harina.


También el cacao.


Y juntamos con el azúcar en grano.


Cuando tenemos los tres ingredientes, se los añadimos, batimos manualmente con unas varilla en tres veces batiendo cada parte hasta su completa absorción con suaves y envolventes movimientos para no perder el aire.


Y así se queda la mezcla.


Ahora preparamos el molde con un papel de horno en la base y sin ninguna grasa, ni mantequilla ni aceite como todos sabéis este BIZCOCHO debe quedarse pegado a los bordes del molde. 


Volcamos la mezcla dentro.


Lo llevamos al horno que ya tenemos precalentado y lo dejamos cocer durante 38/40 minutos a 160 grados.


Le damos la vuelta, como es la primera vez lo pongo sobre una rejilla para asegurarme de que no se me desprenda, pero ha ido fenomenal.


Dejamos hasta que esté completamente frío, con otro molde sabéis que tenéis que dejarlo enfriar sobre una botella en la misma posición.


Ya esta frío ..... Nos ayudamos con una espátula y lo despegamos de los bordes.


Lo sacamos estirando del centro, se desmonta muy bien y le damos la vuelta sobre la base elegida.


Retiramos el papel de la base.


Y lo decoramos de la manera que mas nos guste.


Mirad que altura coge 10 cm. Y si lo hacéis blanco 11.




Es muy difícil resistirse a darle un bocado.


domingo, 24 de abril de 2016

CROQUETAS DE JAMÓN IBÉRICO



Estas croquetas están que quitan el sentido, cuando las pruebas no puedes parar de comerlas Mmmm....Mmmm.


Recuerdo que en mi casa cuando era niña, mi madre hacia croquetas para aprovechar los restos de comida o para hacernos comer alguna verdura que no nos gustaba, recuerdo haber comido de garbanzos, espinacas, berenjena, pescado y no les notaba la diferencia, buena idea para dar de comer a nuestros hijos algún alimento que no les gusta.



INGREDIENTES:


250 g de jamón ibérico cortado a daditos pequeños.
1 cebolla pequeña.
125 g de harina.
1 litro de leche.
80 g de mantequilla.
20 g de aceite de oliva.
Nuez moscada, pimienta blanca y sal si procede.

Para el rebozado: harina, 2 huevos, galletas de Inca trituradas o pan rallado.

Para freírlas: abundante aceite de oliva.


ELABORACIÓN Y COCCIÓN :


Cortar el jamón a cuadraditos pequeños, la cebolla en bronuise.


Fundir en una guisera de anchas dimensiones la mantequilla y el aceite (así nunca se os quemará la mantequilla), rehogamos la cebolla hasta que adquiera un color transparente.


Ahora le añadimos la harina y la dejamos cocer durante unos 3/4 minutos, sin dejar que tome mucho color, pero debe estar tostada para evitar que después las croquetas sepan a harina cruda.



Habremos calentado la leche en un cazo o al micro y se la vamos añadiendo poco a poco sin dejar de remover con unas varillas, seguimos la cocción durante unos 10 minutos o hasta que espese, le añadimos un poco de pimienta blanca y un poco de nuez moscada rallada, de momento sal no, hasta que hayamos añadido el jamón.



Retiramos del fuego y agregamos el jamón (hay personas que se lo añaden cuando fríen la cebolla pero es demasiada cocción y sube mucho el sabor de la sal), mezclamos bien, probamos de sal y se le añade si procede, tapamos con film transparente en contacto con la masa y así evitamos que se nos forme una crosta.



En vez de dejarlas en un recipiente, hoy os enseñare para los que no lo sepáis otro sistema de hacerlas que es muy rápido y menos pringoso, pondremos la masa de las croquetas en una manga pastelera con boquilla ancha y la dejamos reposar hasta mañana dentro de la nevera. (La manga hace la función del film y estará perfecta).


Dejamos reposar una horas en el frigorífico o mejor hasta el día siguiente, así estará muy compacta para que las croquetas nos salgan perfectas, y es facilísimo, a mi blog y a mi nos encanta haceros fácil la tarea de cocinar👍.


Ahora formamos tiras de masa de croquetas encima de una base enharinada.


Les damos la vuelta con las dos manos y enharinamos.



Con un cuchillo vamos cortando porciones del tamaño que las deseemos, quedan perfectas y todas del mismo tamaño......como si tuviésemos una envasadora 😉.


Preparamos 3 bandejas, una con harina, otra con los huevos batidos y una tercera con galleta picada o pan rallado, yo siempre uso para los rebozados la galleta de Inca, les da un sabor y un toque muy especial "CRUNCH", que en mi familia son famosos mis rebozados por la textura que adquieren....probadlo y me lo agradeceréis.



Las vamos formando por este orden, la harina hace que la croqueta este muy crujiente y compacta, el huevo hace la función de pegamento para que por último el pan o galleta se adhiera bien.





Con estas medidas hacemos unas 48 unidades, empleamos las que necesitamos y las demás las congelamos.


Último paso antes de degustarlas, freírlas en una sartén pequeña con abundante aceite, debe cubrirlas para no tener que darle la vuelta o en una freidora. 


Escurrimos bien dejándolas sobre un papel absorbente de cocina y 


PREPARARADOS.....LISTOS....YA!!!!!!!