domingo, 24 de septiembre de 2017

ACEITUNAS MALLORQUINAS PARTIDAS/OLIVES TRENCADAS



Las aceitunas mallorquinas son un auténtico manjar, con un sabor muy especial imposible resistirse a probar, muy Mediterráneo y combinado con una rebanada de pan pages untado con tomate de ramillete con un poco de aceite y sal, es un placer irresistible digno de auténticos gourmets.


Las más clásicas son las aceitunas "trencadas" rotas porque se pueden consumir al poco tiempo de maceración unas 3 o 4 semanas, ya que al estar partidas el aliño les entra más rápido.


Según la zona de Mallorca, el aliño puede variar al gusto de cada uno y también según la tradición familiar, esta es la nuestra.



INGREDIENTES:

Aceitunas.
Agua mineral.
Sal común.
Guindillas.
Hojas de limonero.
Troncos de hinojo (fonoll).
Piel de limón.
Hojas de laurel fresco.
Un huevo para preparar la salazón.


ELABORACIÓN:


En primer lugar lavamos bien todas las aceitunas, seleccionando y deshaciéndonos de las malas, las escurrimos y empezamos a partirlas ayudándonos de un martillo, maza, piedra.... solo hay que darles un golpe lateral para abrirlas con una pequeña rotura.


Vamos reservándolas en un recipiente para posteriormente introducirlas en los botes previamente esterilizados.


Tenemos esperándonos el resto de los ingredientes bien limpios y escurridos, las guindillas, hojas de limonero, piel de limón, hojas de laurel y troncos de hinojo.


Cuando terminamos de partirlas también preparamos el salazón, (llamado agua sal) de la siguiente manera: ponemos en un gran recipiente el agua mineral, yo he preparado 5 litros de agua y casi 1/2 kilo de sal, la proporción ha sido 90 g de sal por litro de agua, pero lo tradicional es poner el huevo bien limpio dentro del agua vamos removiendo y cuando este sube a la superficie y enseña un pequeño círculo un poco más pequeño que una moneda de euro la tenemos lista.


Empezamos el envasado y vamos haciendo de la siguiente manera, unas aceitunas partidas, a continuación unos troncos de hinojo, una hoja de laurel, una o media guindilla, otra de aceitunas partidas, otra con unos troncos más de hinojo, un trozo piel de limón, una hoja de limonero, otra de aceitunas y la última debe ser más densa de hojas de limonero e hinojo para que ninguna aceituna toque la tapa del bote, apretamos bien para que no queden huecos.


Llenamos el bote con el agua salada que tenemos reservada y vamos tapando hasta tener todas las aceitunas envasadas.


Ahora solo falta guardarlas en la despensa hasta su consumo que aproximadamente al ser partidas se pueden empezar a consumir a las 3 o 4 semanas.


Ya os avisaré del resultado obtenido y quiero agradecer con mucho cariño a Mary y Manolo por regalarme las aceitunas y a mi hermana Caty por su gran ayuda a la elaboración del envasado ya que tanto este como la recolección son unos trabajos muy duros.

          ❤GRACIAS AMORES❤



lunes, 18 de septiembre de 2017

NATA FIRME PARA POSTRES



En muchas ocasiones me habéis pedido el sistema para montar nata bien firme para que no se baje y empieze a soltar suero, la sensación de impotencia es enorme después de tanto trabajo ver cómo tu postre favorito se desmorona.

Ya sé que muchos de mis lectores lo saben, pero esta receta va dedicada especialmente a los que tenéis algún problemita, anotaros algunos trucos para que os quede una nata de pastelería.

Yo la nata que monto hoy me sirve de relleno para unos deliciosos buñuelos de nata que me han pedido mis sobrinas.



INGREDIENTES:

500 ml de nata (crema de leche) con más del 35% de materia grasa.
80/90 gramos de azúcar glass.
1 sobre de estabilizante para nata.



ELABORACIÓN:

Ponemos la nata en un bol de cristal o metálico (nunca plástico) bien limpio, seco y a ser posible frío.


La montaré con Kenwood, podéis hacerlo a mano (muy laborioso), con varillas eléctricas o con thermomix, esta última la que menos me gusta ya que aporta poco aire a la nata y el resultado deja mucho que desear.


Empezamos a batir a media velocidad y vamos echando el azúcar glass, a continuación el sobre de estabilizante subiendo la velocidad máxima.


Durante unos 4 minutos, cuando vemos que empieza a montarse la nata, vigilarla de cerca ya que si nos despistamos con el batido se nos transformará en una excelente mantequilla. 


DIsponemos la nata montada en una manga pastelera con boquilla, vamos rellenando nuestros buñuelos, quedan muy firmes y aguantan dos dias en nevera como hechos en el mismo momento.


(En la foto tengo una manga con nata y una con crema pastelera).
Rellenamos nuestros buñuelos, también llamados profiteroles, lionesas..


Ahora os cuento otros trucos que os funcionarán igual de bien, por si no tenéis estabilizante, conseguiréis una nata montada bien firme.

Todas las medidas que os doy son para 500 ml de nata o crema de leche para montar con más de un 35 % de materia grasa.

La nata montada se forma añadiendo aire a la crema de leche, pero esta tiende a separarse y derrumbarse con el consiguiente encharcaniento del postre.

Por lo que es importante estabilizarla de alguna manera y sobretodo en verano, necesitamos ayudarle a mantener la rigidez durante el máximo de tiempo para conseguir unos postres perfectos.



Cuajada en polvo:  Medio sobre de
cuajada en polvo por 500 ml de nata.

Gelatina en polvo:  2 cucharaditas colmadas, (para este paso hay que hidratar la gelatina en un poco de agua fría) y después llevarla al microondas a potencia máxima 10 segundos, la dejamos templar a 36 grados y cuando la nata empieza a tomar cuerpo vamos añadiendo la gelatina en forma de hilo mientras batimos.

Leche en polvo: 4 cucharadas soperas de leche en polvo por 500 ml de nata.

Queso mascarpone: cuando la nata está montada dos cucharadas soperas por 500 ml de nata.

Maicena o harina de maíz: Una cucharada sopera por 500 ml de nata (disuelta en un poco de agua fría) precaución ya que esta cambia un poco el sabor de la nata montada.

Nubes o Malvaliscos:
SImplemente calentando una nube cinco segundos al microondas y la añadimos cuando la nata empiece a formar picos, este método aporta un sabor más dulzón por lo que quizás deberías rebajar la cantidad de azúcar glass.


A mí esta "master clas" de nata montada me ha sido de gran utilidad para conseguir buenos resultados, espero que a vosotros también. Saludos amigos.



domingo, 10 de septiembre de 2017

TARTA DE QUESO CON ARÁNDANOS


 

Hoy he preparado por segunda vez la tarta más fácil del mundo y a la vez una de las más buenas también y que a sido como una tarta accidentada ya que la tuve que hacer con los ingredientes que tenía, el resultado ha sido testado con muy buena nota.


Os cuento, el jueves por la tarde llovía mucho y tuve que suspender una salida programada, así que se me ocurrió hacer esta tarta, me la lleve al cole y mis amigas me pidieron la receta, no tenía mucha fe, por lo que no hice fotos ni apunte los ingredientes, pero hoy la he repetido para poderla subir al blog y el resultado ha sido el mismo !!!!espectacularmente buena!!!!!


INGREDIENTES:

500 g de queso en crema.
500 g de nata para montar.
4 huevos.
250 g de azúcar.
2 cucharadas de harina o maicena.
Unas gotas de zumo de limón.
Unas gotas de vainilla líquida.

Para decoración:
1 bote de mermelada de frambuesas (unos 300 grs).
100 g de arándanos.
2 hojas de gelatina.


ELABORACIÓN Y COCCIÓN:
Precalentamos el horno a 180 grados.

Ponemos todos los ingredientes en un bol, el queso, nata, azúcar, huevos, zumo de limón, vainilla y las dos cucharadas de harina.


Lo batimos o trituramos con la túrmix durante 3 o 4 minutos y listo para poner en el molde, al que he puesto papel de horno para darle un toque rústico por los lados y untado con spray desmoldable o mantequilla. Más fácil imposible .... a que si?.


La introducimos en el horno, cocemos durante 25 minutos a 180 grados con calor inferior y 10 minutos más con turbo o calor superior a 170 grados, para darle un bonito color dorado. Vigilar cocción.


La retiramos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla.


Mientras preparamos la decoración, poniendo a hidratar las hojas de gelatina en un recipiente con agua fría.


Y un cazo al fuego con la mermelada de frambuesa, (en teoria tenía que ponerla de arándanos pero no tenía), aunque visto el resultado a la vista queda más bonita con la mermelada roja.


Cuando empieza a hervir retiramos del fuego, escurrimos bien las hojas de gelatina y las incorporamos a la mermelada, removemos bien y repartimos sobre la tarta.


A continuación colocamos los arandanos sobre la mermelada.


Guardamos en frigorífico hasta que esté totalmente fría, recomiendo hacerla el día antes de consumirla.

Buen provecho amigos !!!!! 

sábado, 9 de septiembre de 2017

BUÑUELOS CHOUX SALADOS



Quien ha dicho que los buñuelos o profiteroles son solo dulces..... hoy he tenido el placer de experimentar otra manera de hacerlos y la verdad es que me han gustado mucho.


Podéis rellenarlos de lo que más os guste o que tengáis para la ocasión. Yo los he preparado con queso para untar y salmón ahumado y ha sido una buena combinación, creo que con pate, lechuga y mermelada de tomate quedarian espectaculares y con una buena ensaladilla también.

INGREDIENTES:

Para la masa:
150 g de harina.
125 g de leche.
125 g de agua.
4 huevos.
75 g de mantequilla.
1/2 cucharadita de sal.
1/2 cucharadita de azúcar.

Para el relleno:
Queso para untar.
Salmón ahumado.
Unos piñones tostados.
Un poco de cebollino cortado.


ELABORACIÓN Y COCCIÓN:

Preparamos la masa choux, la misma que para los buñuelos que hacemos siempre.

En un cazo depositamos todos los ingredientes menos la harina, cuando empieza a hervir lo retiramos del fuego y echamos la harina de golpe, removiendo sin parar hasta que se forme una bola y se desprenda de las paredes.

Se incorpora al fuego un poco más para que se seque, apagamos el fuego y añadimos los huevos, uno a uno hasta que estén totalmente integrados, no debemos añadir el siguiente hasta que la masa lo ha absorbido, removiendo sin parar, es un poco dura de amasar y si queréis la podéis amasar con algún robot pero el resultado no es el mismo os lo aseguro.


Ahora ponemos la masa en la una manga pastelera y procedemos a hacer montoncitos en una bandeja de horno,  de unos 3 centímetros de diámetro aproximadamente dejando una separación de uno a otro, ya que al cocerse se hacen más grandes y no deben juntarse.


Otro punto a tener en cuenta es que si disponéis de unas bandejas de horno antiadherentes no empleéis papel de hornear el resultado final es mucho mejor, se suelen despegar muy fácilmente y si alguno se nos pega lo retiramos ayudándonos con una espátula .


Los coceremos a fuego precalentado 15 minutos a 190 grados y seguidamente lo bajamos a 170 grados 8/10 minutos más, apagamos el horno, dejandolos 5/10 minutos con el horno entreabierto para que se enfríen dentro de el y después los retiramos.


Ahora nos disponemos a partirlos para rellenarlos con los ingredientes elegidos, en este caso es salmón y queso, como podéis ver han salido espectacularmente  supervaporosos y huecos por dentro que nos facilita el relleno. (Es gracias a que su cocción ha sido rápida y no hay papel de horno debajo de ellos) 


Vamos rellenando, con un trozo de salmón ahumado y con un poco de queso para untar, para que queden más bonitos me he ayudado con una manga pastelera. 


Decoramos con un poco de cebollino picado y unos piñones tostados, cerramos el buñuelo, ya están listos para consumir.


Servimos como aperitivo, comida sana y muy sabrosa.


Buen provecho amigos.

domingo, 3 de septiembre de 2017

TARTA DE ZANAHORIA CON NUECES Y NARANJA



Esta es una receta de tarta de zanahoria diferente a la que a veces he hecho, en vez de glasa o crema de queso la haremos con una cobertura de merengue sin tantas calorías.


Como sabéis la zanahoria además de dulce y vistosa tiene muchas propiedades, actúa contra los gases, combate la anemia, previene infecciones urinarias y contiene ácido fólico, perfecto para las embarazadas y aportan muchas vitaminas y minerales.


INGREDIENTES:


250 g de zanahorias.
100 g de nueces.
3 huevos.
150 g de harina.
1 cucharada de miel.
1 cucharada de levadura en polvo.
125 g de azúcar moreno.
1 cucharadita de canela en polvo.
1 cucharadita de zumo de limón.
Una pizca de sal.
Pieles de naranja confitada.
Azúcar glas para espolvorear.

Para la cobertura de merengue:
4 claras de huevo.
250 g de azúcar.
Un poco de zumo de limón.


ELABORACIÓN Y COCCIÓN :

Limpiar bien todos los ingredientes, secar y rallar las zanahorias, picar los frutos secos (nueces y almendras).

Precalentar el horno a 180 grados y engrasar un molde de unos 22 cm de diámetro, a ser posible desmoldable. 


Echar en un bol los huevos, el azúcar, la miel y la canela, batir bien hasta conseguir una crema uniforme.


Tamizar la harina con la levadura y la sal, añadir la mezcla del bol poco a poco, mientras se continúa batiendo.


Incorporar la ralladura de la zanahoria con unas gotas de zumo de limón y las nueces picadas, mezclar hasta obtener una mezcla lo más homogénea posible.


Verterla en el molde y alisar la superficie con una espátula, introducirla en el horno a 180 grados entre 30/35 minutos, hasta que al pincharla con una brocheta salga seca.

Mientras se nos cuece la masa preparamos la cobertura de la siguiente manera:
Montamos las claras a punto de nieve hasta que estén bien firmes, incorporamos el zumo de limón y el azúcar poco a poco a lo largo de 10 minutos hasta obtener un compuesto homogéneo, reservamos hasta que este cocido el bizcocho.


Retirarla del horno y desmoldarla, colocarla sobre una bandeja de horno para extender la cobertura de merengue que hemos preparado durante la cocción de la masa.



Volvemos a introducir la tarta en el horno con la puerta del horno entreabierta a 90 grados durante 20 minutos.


Retiramos del horno la tarta y la colocamos sobre un plato redondo encima de una rejilla, dejándola enfriar del todo y la decoramos con pieles de naranja confitada y para finalizar la espolvoreamos con azúcar glas.



Con esta receta quiero dar las gracias a todos mis seguidores por las 500.000 visitas a mi blog.